9.12.10

The Polish Jobs

Sin duda grandiosos vídeos de Arkadiusz Zajas




Real story from Poland.




Fuente: info.azajas.pl

Esteban Paredes

20.11.10

En la Cabeza de un Bombero

Deteniendo la Propagación


Ventilación desde Cámara en Casco


En la Torre


Dentro del Fuego

31.10.10

PREVENIR LOS INCENDIOS FORESTALES.... "TAREA DE TODOS"

Consejos básicos







No hay que arrojar colillas de cigarrillos o fósforos encendidos al piso.


No hay que arrojar colillas de cigarrillos o fósforos desde vehículos en movimiento, sea en ruta o por caminos vecinales.


Evite fumar en el interior del bosque y aconséjelo a quienes lo acompañan.


Si no puede evitar fumar, preste atención a dónde caen las cenizas, a dónde y cómo apaga el cigarrillo, y llévese con usted la colilla.


Si acampa, hágalo en lugares autorizados, allí podrá encender fuego.


Si observa un fogón encendido abandonado, apáguelo con abundante agua.


No encienda fuego en cualquier parte, hágalo en fogones autorizados.


Si desea realizar una quema de residuos forestales, solicite el permiso correspondiente y tenga en cuenta todas las recomendaciones.


Existen temporadas en las que no se puede hacer quema de residuos forestales, respete la veda de quemas.


Nunca deje el fuego solo, ni por un instante.


Tenga cerca del fogón recipientes con agua.


No arroje ni deje residuos en bosques y lugares de acampe, las latas y vidrios pueden actuar de lupa y provocar incendios.


Prepare bien el fogón antes de empezar el fuego: se debe colocar piedras alrededor de la fogata, hacer un pozo dentro para que el fuego quede un poco “hundido” en la tierra, despejar de hojas y ramas los alrededores de la fogata. En lo posible, armar una pared o protección con piedras del lado de donde viene el viento.


Nunca hay que hacer fuego debajo de los árboles.


La forma correcta de apagar las fogatas es con abundante agua, después hay que remover las cenizas para verificar que queden bien apagadas. También se debe echar agua a las piedras del fogón y alrededor de la fogata, el lugar de la fogata debe quedar frío.


Si se va a usar leña del lugar, se debe elegir la que está caída y seca, libre de hojas.


En el fogón hay que procurar mantener un fuego pequeño.


El fogón debe estar cerca de lugares con agua.


Si se va de campamento, lo más práctico, limpio y seguro es usar calentador.


Fuente: Baripedia














No Olvide los telefonos de emergencias. CONAF: 130 / Ambulancia: 131 / Bomberos: 132 / Carabineros: 133 / / Recuerde el mal uso esta penado por la ley..



http://www.bombabelloto.cl/

21.10.10

Sobre los Sprinklers o Rociadores Automáticos contra incendios


LOS BOMBEROS DE LONDRES RECOMIENDAN INSTALAR ROCIADORES AUTOMÁTICOS

La autoridad de incendios y planificación de emergencias de Londres (LFEPA, por sus siglas en inglés), un órgano electo, ha aprobado un documento sobre política de rociadores para la Brigada de Bomberos de Londres. En este documento el Cuerpo de Bomberos de Londres se compromete a promover rociadores en "aquellas propiedades donde se puede lograr el impacto más significativo, se trata de escuelas, residencias de ancianos, viviendas los locales más vulnerables y  locales comerciales que presentan un riesgo importante debido a su tamaño, construcción o uso”.  Si bien la mayoría de la atención se centra en los nuevos edificios, la política también se aplica a edificios sometidos a rehabilitaciones importantes.


Fuente: TECNIFUEGO-AESP / http://www.tecnifuego-aespi.org/


¿Qué dicen los Americanos?

Las Norma que a continuación sigue, se refiere a aspectos técnicos de las instalaciones de Rociadores Automáticos y no necesariamente a las zonas con carga humana que deberían llevar obligatoriamente estos implementos.
(descarga la norma haciendo click)


Esta Norma Norteamericana, proporciona los requisitos mínimos para el diseño e instalación de rociadores automáticos contra incendios y sistemas de rociadores para la protección contra la exposición al fuego; incluyendo el carácter y la adecuación de las fuentes de abastecimiento de agua y la selección de los rociadores, tuberías, válvulas, así como todos los materiales y accesorios, aunque sin incluir la instalación delas redes de abastecimiento y fuentes de de abastecimiento de agua para servicios privados de lucha contra incendios.


La realidad en Chile:








- Normas sobre rociadores automáticos: 

  • NCh 2095/1 Sistemas de rociadores– Parte 1: Terminología, características y clasificación.
  • NCh 2095/2 Sistemas de rociadores- Parte 2: Equipos y componentes.
  • NCh 2095/3 Sistemas de rociadores- Parte 3: Requisitos de los sistemas y de instalación.
  • NCh 2095/4 Sistemas de rociadores- Parte 4: Diseño, planos y cálculos.
  • NCh 2095/5 Sistemas de rociadores- Parte 5: Suministro de agua.
  • NCh 2095/6 Sistemas de rociadores- Parte 6: Recepción del sistema y mantención. 


No obstante lo dispuesto en el inciso anterior, habrá un "Listado Oficial de Comportamiento al Fuego", confeccionado por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo o por la entidad que éste determine, en el cual se registrarán, mediante valores representativos, las cualidades frente a la acción del fuego de los materiales, elementos y componentes utilizados en la actividad de la construcción.
Las características de comportamiento al fuego de los materiales, elementos y componentes utilizados en la construcción, exigidas expresamente en esta Ordenanza, que no se encuentren incluidas en el Listado Oficial de Comportamiento al Fuego, deberán acreditarse mediante el certificado de ensaye correspondiente emitido por alguna Institución Oficial de Control Técnico de Calidad de los Materiales y Elementos Industriales para la Construcción.

Aquellos proyectos que cuenten con un Estudio de Seguridad podrán utilizar materiales, elementos y componentes cuyo comportamiento al fuego se acredite mediante certificado de ensayes expedido por entidades extranjeras, reconocidas internacionalmente y que efectúen los ensayes bajo normas de la Asociación Americana de Pruebas de Materiales – American Society for Testing and Materials (ASTM), de Laboratorios Aseguradores – Underwriter Laboratories (UL) o del Comité de Normas Alemán – Deutscher Normenausschuss (Normas DIN).







Mientras no se dicten las demás Normas Técnicas Oficiales sobre sistemas de rociadores, los Estudios de Seguridad podrán utilizar las normas NFPA 13 de la Asociación Nacional de Protección contra el Fuego – National Fire Protection Association (N.F.P.A.). 




Las Normativas en Chile referentes a Incendios









La normativa relacionada con la seguridad contra incendio tiene por objetivos, la protección de los ocupantes de las edificaciones en caso de incendio, facilitar su salvamento, evitar la propagación del fuego y facilitar su extinción.

Esta normativa se encuentra en varia leyes, reglamentos y normas de diferentes entidades, estas son:

Ministerio de Vivienda y Urbanismo.
• Ley General de Urbanismo y Construcciones
• Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.
• Listado Oficial de Comportamiento al Fuego de Elementos y Componentes de la Construcción.
Ministerio de Obras Públicas
• Reglamento de Instalaciones Domiciliarias de Agua Potable y Alcantarillado, Superintendencia de Servicios Sanitarios.
• Reglamento de la Ley General de Servicios Sanitarios.

Ministerio de Economía

• Reglamento de Instalaciones Interiores y Medidores de Gas, Superintendencia de Electricidad y Combustibles.
• Norma 4/2003 Electricidad, Instalaciones en Baja Tensión, Superintendencia de Electricidad y Combustibles.
Ministerio de Salud
• Resolución 7328, de octubre de 1976, Reglamento sobre eliminación de basuras en edificios elevados.
• DS Nº 594 Reglamento sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas en los lugares de trabajo.
Instituto Nacional de Normalización
• Normas chilenas oficiales incluidas en la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.
• Normas extranjeras incluidas en la Ordenanza General de Urbanismo Construcciones.
• Normas chilenas oficiales incluidas por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles.
• Normas chilenas oficiales incluidas por la Superintendencia de Servicios Sanitarios.
• Otras normas chilenas oficiales no obligatorias.

Si desea conocer las transcripciones textuales de la normativa vigente visite estos documentos. 







Como siempre encantado de apoyarles en todo lo referente al mundo Bomberil.

Esteban Paredes
Instructor de la Academia Nacional de Bomberos
Chile


24.9.10

El "Paquete Combustible"



Interesante Artículo de Sigfrido Ramos, Oficial de Bomberos de la ciudad de Barcelona, Coordinador de Instructores en fenómenos térmicos de España.
Explica de buena manera la energía calórica liberada por un sofá en llamas, su velocidad de propagación y la importancia de la ventilación.


Ver artículo.
El "Paquete Combustible"

24.8.10

Conceptos fundamentales sobre la NFPA y su actividad en Latinoamérica






Por Eduardo D. Álvarez

Una nota sobre la actividad de la NFPA debe comenzar con el análisis de su nombre. La sigla NFPA corresponde en español a la Asociación Nacional de Protección contra Incendios. Si bien el término “nacional” parece acotar su función a su país de origen, los Estados Unidos, la utilización y adopción de los códigos y normas de la NFPA en otros países, sobre todo de Iberoamérica, hace que la acción de la NFPA sea internacional.

La actividad más importante de la NFPA, y por la que más se la conoce, es la redacción de normas y códigos contra incendio. Estos documentos normativos se han convertido en una de las referencias de mayor valor al momento de tomar decisiones sobre cómo proteger las vidas y los bienes de la acción del fuego. Los requisitos de las normas NFPA deben entenderse como requisitos mínimos que permiten obtener un nivel de garantía respecto de la salvaguarda de las personas y de los activos de una empresa. De aquí surgen dos aspectos importantes: si hacemos menos de lo que piden las normas NFPA, no logramos esa garantía y, en segundo lugar, nada impide que hagamos más y estemos protegidos por sobre ese mínimo normativo.

El cumplimiento de los requisitos de las NFPA no debe entenderse como que permite obviar las exigencias de los códigos locales que se encuentran vigentes en una ciudad o un país. En efecto, ante todo debe cumplirse la ley, es decir aquello que tiene una obligación legal. Por lo tanto, a menos que nos encontremos en uno de los países que han adoptado algunas normas de la NFPA como propias, lo correcto es cumplir tanto los requisitos legales como los requisitos de la NFPA. Con ello estaríamos cubiertos legal y técnicamente.

Suele considerarse que la protección obtenida mediante la aplicación de las normas de la NFPA es mayor que la obtenida por la aplicación de códigos locales. Al respecto existen dos vertientes, dado que la condición de mayor protección depende de cada punto de cada código. Algunos requisitos locales en Iberoamérica, son, por circunstancias, justamente, locales, más exigentes que aquéllos que pueden leerse en las normas y códigos de la NFPA. En otros casos, por el contrario, los códigos locales son menos exigentes o bien no legislan respecto del tema. Nuevamente la solución es, como dijimos, aplicar ambos documentos simultáneamente.

Para ello existen dos tipos de normas NFPA que podemos nombrar en nuestro contexto. Éstas son las normas de instalaciones y las normas de obligación. Las primeras nos dicen cómo calcular e instalar, por ejemplo, un sistema de rociadores automáticos; las segundas, nos indican dónde, en cuál edificio, son necesarios los rociadores automáticos o cualquier otro sistema o metodología de protección. Desde hace décadas se aplican, en Iberoamérica, las normas de instalación. Nadie que pretenda calcular e instalar seriamente, por ejemplo, un sistema de gases de extinción, un sistema de detección y alarma o un sistema de rociadores automáticos, puede obviar la norma pertinente de la NFPA.

Sin embargo, resulta más complicado hacer ver la importancia de aplicar las normas de obligación, como el NFPA 101. Esto ocurre porque cuando alguien, empresa, propietario o constructor, decide que debe estar protegido mediante, reitero el ejemplo, un sistema de rociadores automáticos, ya no queda discusión posible. Nadie duda que, para implementarlo, debe aplicarse la NFPA 13. El problema aparece cuando, analizando los requisitos de una norma como el NFPA 101, le decimos a un propietario que si quiere proteger su hotel de veinte pisos, deberá colocarle un sistema de rociadores. Allí inmediatamente surge el argumento sobre la inexistencia de un requisito legal al respecto. La solución integradora es que debemos protegernos por sobre los requisitos legales y, obviamente, esta protección es absolutamente voluntaria.

El sector asegurador suele tener alguna injerencia en el tema dependiendo de la compañía de seguros de la que se trate. Las compañías serias, generalmente internacionales, buscan reducir los riesgos de incendio y se constituyen en un apoyo muy importante para la aplicación de las normas NFPA. Otras compañías, por el contrario, sólo pretenden mantener al cliente sin molestarlo demasiado. El resultado de éstas últimas es que el cliente cree estar correctamente protegido porque la aseguradora no le exige protección adicional y entre la palabra de la aseguradora con la que opera desde hace años y la de un consultor que recién conoce, se queda, erróneamente, con la primera.

Asimismo, corresponde destacar los puntos en común que existen entre la seguridad vinculada con la protección física (security) y la seguridad contra incendios. Los objetivos son los mismos: protección de la vida y de los bienes, por lo que, necesariamente, han de existir muchos puntos de contacto; los dos primeros que podemos plantear son las recientes normas NFPA 730 y NFPA 731 que tratan específicamente los sistemas de seguridad física, lo que, en inglés, denominamos security. Además, la integración de sistemas en los grandes edificios de altura, presentan numerosos encuentros entre ambos sistemas. Quizá lo más importante es entender que no se trata de sistemas opuestos, sino complementarios. El que la NFPA haya redactado normas sobre el particular muestra claramente este aspecto. De hecho, la tecnología de detección de humo por video es otra evidente interacción entre ambas disciplinas.


Debemos entender que la aplicación de las normas no es una tarea de la NFPA sino de cada uno de nosotros como usuarios o como profesionales. Con el cumplimiento de los requisitos de la NFPA obtenemos un nivel de protección que corresponde al actual conocimiento de la ciencia y de la técnica. Difícilmente podamos encontrar un cuerpo normativo de más de trescientas normas y códigos con similar grado de integración entre sí y de actualización permanente.

Podría pensarse que, una vez que se decide aplicar una dada norma, es una acción obvia y natural cumplir con los requisitos normativos que contiene. Sin embargo, esto no es necesariamente cierto. En nuestra tarea profesional como consultores nos encontramos muy frecuentemente con pliegos de especificaciones en los que se exige el cumplimiento de las normas NFPA; pero, al instalar el sistema, el contratista no aplica totalmente los requisitos y el propietario no los exige. Al respecto se escuchan frases como “aplicamos las NFPA pero no estrictamente”, “adaptamos las NFPA a nuestro país” o bien “las NFPA no pueden aplicarse totalmente”; todas afirmaciones sin fundamento y originadas, generalmente, en el desconocimiento. El resultado es que no se obtienen las garantías de eficacia razonable que ofrece la norma. Es decir, no recibimos el principal beneficio que ofrecen las normas: la protección.

Esta situación puede revertirse a través de la segunda actividad por la que se conoce a la NFPA fuera de los EE. UU.: la capacitación técnica, lograda a través de la organización o participación en foros técnicos sobre protección contra incendios y de seminarios de la especialidad. Este es un objetivo permanente de la Dirección de Programas Internacionales de la NFPA. Un encuentro importante que se realiza todos los años es la Exposición NFPA de Incendio y Seguridad en México, en el mes de noviembre y el próximo evento de importancia es la Exposición de Incendio y Seguridad de las Américas, que tiene lugar, también anualmente, en Miami a fines de julio. Además, los seminarios de formación profesional se desarrollan periódicamente en todos los países de Iberoamérica y también actividades especiales como la Presentación del NFPA 101 organizada por el IRAM y la NFPA en Buenos Aires en diciembre pasado.

A fin de ser precisos, actividades como las citadas no apuntan exclusivamente al mayor conocimiento de las normas NFPA sino a mostrar los principios y conceptos sobre los que se fundamentan los requisitos que aparecen en las normas. El objetivo de la NFPA es la protección de personas y bienes, cuanto mejor se conozcan los principios de protección y las normas y códigos que los aplican, mejor se cumplirá este objetivo.

Resulta imposible realizar estas tareas sin una colaboración local en cada país de América Latina. Es así que los miembros de la NFPA prestamos nuestra ayuda a los objetivos que comentamos, a través de nuestra tarea profesional en el ámbito que nos toca trabajar y mediante agrupaciones que reúnen a los miembros para potenciar el trabajo en común. Me estoy refiriendo, concretamente, a los Capítulos Nacionales y a la Sección Latinoamericana.


Los Capítulos Nacionales son la unión de los miembros de la NFPA de un mismo país. Existen Capítulos en Argentina, Colombia, Venezuela, Puerto Rico, República Dominicana y México. Estos Capítulos focalizan su actividad de acuerdo con las necesidades propias de cada país. La Sección Latinoamericana, por su lado, es también una reunión de miembros pero abarca, como surge de su nombre, a toda la América de habla española y portuguesa. En ella se propende lograr que los criterios de la NFPA y sus objetivos de protección, lleguen de la mejor manera a todos los profesionales y usuarios de la región.

Las normas y códigos de la NFPA constituyen un cuerpo normativo con permanente actualización tecnológica. Desde 1896 estas normas están salvando vidas y protegiendo bienes, ¡apliquemos las normas y apliquémoslas completamente!

El ingeniero Eduardo Álvarez es director de EDAR Ingeniería, consultores en ingeniería contra incendio y preside la Asociación de Profesionales contra Incendio de la República Argentina.


Nfpa Latino

BUEN VIDEO DE BOMBEROS

MANUAL PARA BOMBEROS





S.E.P.E.I. (Servicios Especiales y de Prevención y Extinción de Incendios)

Cursos de Iniciación y Reciclaje 2003
Albacete
ESPAÑA

Este Manual para Bomberos es una reedición y actualización del editado en 1993
por el S.E.P.E.I. (Servicios Especiales y de Prevención y Extinción de Incendios) de
la Diputación de Albacete con el objetivo de ofrecer una documentación básica que
pueda ser de utilidad tanto para los aspirantes a bombero como para los profesionales
y voluntarios, que puedan ver en este documento una herramienta de trabajo que
complementa sus conocimientos teóricos.


Pedro Antonio Ruiz Santos
Presidente de la Diputación de Albacete

Descargar Aquí

Opciones alternativas de Rescate









Cuando la vía más corta, más simple y más directa no se halla disponible



Los departamentos de bomberos están entrenados y equipados para utilizar diversos métodos para el rescate de ocupantes atrapados en un edificio en llamas. Los ocupantes deberán ser rescatados por la vía más corta, más simple y más directa que se halle disponible. Para retirar a los ocupantes desde las plantas superiores de un edificio, las escaleras interiores son, sin duda alguna, la mejor opción de rescate, siempre que las antesalas y las mismas escaleras sean seguras para el uso de los ocupantes. Excepto cuando hubieran sido dañadas por el incendio o fueran intransitables debido a la presencia de humo o fuego, las escaleras son la vía más estable y que menos riesgos plantea para salir hacia el exterior, a un área segura.

Cuando las antesalas y escaleras estén cubiertas de humo, la extinción y una ventilación adecuada permitirán optar por otras vías de salida, como medios de egreso seguros y prioritarios. Los ocupantes que estén en condiciones de trasladarse y que no hubieran quedado atrapados por el fuego podrán caminar de manera segura por las escaleras interiores con una mínima ayuda de los bomberos. Las víctimas que no puedan movilizarse o incapacitadas requerirán asistencia para usar las escaleras y podrían necesitar ser trasladadas para salir del edificio.

En determinados casos, la intensidad del fuego, las condiciones derivadas de la presencia de humo, y los daños estructurales hacen que resulte imposible para los ocupantes usar las escaleras internas. Si ello ocurre, deberán tomarse en consideración otros métodos de rescate.




La disposición y condiciones del edificio indicarán cuáles son las mejores alternativas para el rescate. La mayoría de los edificios no están equipados con salidas de escape para incendios, y con frecuencia en aquellos edificios que sí disponen (en general construcciones más viejas) la estabilidad de las mismas es cuestionable. Sin embargo, si se dispone de salidas de escape para incendios estructuralmente firmes, las mismas serán generalmente consideradas como segunda alternativa para rescates. Las salidas de escape para incendios no requieren que los bomberos coloquen escaleras u otros equipos de rescate, y una salida de escape para incendios estructuralmente firme servirá como medio de egreso seguro para grandes volúmenes de personas.

Los ocupantes del edificio generalmente conocen la ubicación de las salidas de escapes para incendios. Es habitual que los bomberos encuentren que los ocupantes intentan utilizar los escapes para incendios cuando no pueden transitar por las escaleras interiores. Y, si bien para muchos de los ocupantes las salidas de escape para incendios constituyen una vía de egreso más riesgosa, las utilizarán como primera opción por su proximidad, aún cuando las escaleras estén libres de humo.

Si la presencia de humo o fuego hiciera que los escapes de incendio se hallaran intransitables, será posible protegerlos con líneas de mangueras, o bien podría ser necesario emplear algún dispositivo aéreo o escaleras de mano para retirar a las víctimas de un escape para incendios cuando el fuego o el humo no pudieran ser controlados. Los dispositivos aéreos son considerados métodos de rescate de tercera prioridad. Constituyen una plataforma más estable que las escaleras de mano; y en el caso de que se emplee una plataforma aérea, una víctima inconsciente podrá ser descendida de manera efectiva. Es posible que sea necesario trasladar a una víctima utilizando una escalera aérea de línea recta, pero aún esta opción es más segura que la escalera de mano y requiere menor cantidad de bomberos.




A determinados edificios o partes de los mismos no puede accederse a través de dispositivos aéreos, y posiblemente requieran el uso de escaleras de mano, que revisten mayor complejidad para su correcta ubicación y son menos estables. Además, muchos ocupantes se muestran renuentes a salir por una ventana y subirse a una escalera portátil. Cuando se ha indicado el uso de escaleras de mano, es posible que se requiera la intervención de todos los miembros de la compañía del departamento de bomberos para rescatar a un solo ocupante. Muchos ocupantes necesitarán ser asistidos para acceder a la escalera desde el interior del edificio o para descender por la misma. Las víctimas que no puedan trasladarse por sus propios medios y/o discapacitadas necesitarán ser asistidas para descender por la escalera, lo que constituye una táctica ardua y peligrosa. Es por ello que podría requerirse la intervención de todo el plantel de bomberos para asistir a una sola víctima en su descenso por una escalera portátil, ya que probablemente los bomberos deban colaborar en la planta interior de la ventana, en la escalera misma, y en su extremo inferior.

Ascensores
El uso de ascensores para operaciones de rescate plantea una interesante cuestión. Profesionales de la seguridad contra incendios recomiendan a los ocupantes no utilizar los ascensores como medio de escape ante la presencia de fuego. Sin embargo, en determinadas circunstancias podrán utilizarse los ascensores para retirar a los ocupantes, bajo el control del departamento de bomberos. El uso de ascensores para evacuación podría justificarse en edificios subdivididos por construcciones resistentes al fuego. Si el ascensor estuviera alejado y separado del área del incendio y contara con un suministro de energía auxiliar, su uso para fines de rescate podría ser la mejor alternativa, especialmente para la evacuación de ocupantes que no puedan movilizarse. Sin embargo, el uso de un ascensor en el área próxima al incendio reviste peligro para todas las personas y debe ser evitado.

Otros métodos de rescate que requieran el uso de equipos especiales y de uso poco frecuente son más peligrosos, tanto para los bomberos como para las víctimas. La mayoría de los bomberos reciben entrenamiento en el uso de cuerdas de seguridad para auto rescate y para rescate de terceros. El uso de cuerdas con fines de rescate puede justificarse sólo en casos extremos, cuando las víctimas se hallen fuera del alcance de escaleras portátiles, aéreas y plataformas elevadas. Antes de recurrir a este método, deberán implementarse todas las acciones necesarias para llevar a cabo un rescate interior. Los rescates con cuerdas en general son extremadamente lentos y peligrosos.



Antes de proceder con cualquier tipo de rescate, se deberá determinar si el empleo de recursos limitados para el rescate de los ocupantes constituye la mejor alternativa. El concepto de defensa en el lugar se aplica en determinadas ocupaciones, como edificios de altura y establecimientos de cuidado de la salud, donde los ocupantes son retirados del área de incendio pero permanecen dentro de la estructura. Muchos edificios de grandes dimensiones son construidos de manera que permitan la aplicación de la estrategia de defensa en el lugar. Deberá tenerse en cuenta si es más seguro dejar que los ocupantes permanezcan en el lugar, en sectores del edificio que no hayan sido contaminados por los productos en combustión, o si es más adecuado evacuar a los ocupantes a través de corredores o huecos de escaleras cubiertos de humo. A medida que se toman en consideración métodos de rescate más complejos, el interrogante sobre la necesidad de rescatar a las víctimas adquiere una importancia fundamental. Si el fuego puede ser extinguido con rapidez o si el edificio se halla protegido por un sistema de rociadores, las estrategias de defensa en el lugar serán la mejor alternativa. Sin embargo, si en la evaluación de las dimensiones llevada a cabo por el Responsable de Comando del Incidente se indica que los ocupantes deben ser rescatados, se deberá entonces determinar cuáles son los medios más seguros y eficaces para retirar a los ocupantes del edificio.




Cuando los ocupantes permanezcan dentro de un edificio en llamas, se deberá primero determinar la necesidad de proceder con el rescate. Si fuera necesario retirar a las personas de un edificio de múltiples plantas, el uso de las escaleras interiores será la primera alternativa. Una vez tomada la decisión de retirar a los ocupantes del edificio, se deberá siempre aplicar los medios más seguros y eficaces disponibles.


Por Ben Klaene & Russ Sanders Adaptada del libro Combate de Incendios Estructurales

27.4.10

10 cambios importantes para la edición 2010 de NFPA 10


Por Mark Conroy La NFPA 10, Norma para extintores portátiles, está siendo actualmente revisada por el Comité Técnico sobre Extintores de Incendio Portátiles. Los informes oficiales de la NFPA (Informe de Propuestas e Informe de Comentarios) sobre la NFPA 10 han sido completados. Le ofrecemos un análisis de la próxima edición de la Norma mediante la revisión de estos informes. Este artículo detalla los diez cambios más significativos en la próxima edición de NFPA 10. Se anticipa que la edición 2010 en castellano de la NFPA 10 estará disponible para septiembre de 2010.



Uno
— Se prohíben los extintores con productos químicos secos para la protección de equipos electrónicos delicados La edición 2007 de la norma requería que los extintores instalados para la protección de equipos electrónicos delicados, tales como computadoras y robótica, fueran seleccionados de entre los tipos listados específicamente y clasificados para riesgos (eléctricos) Clase C (párrafo 5.5.6). Dado que la mayoría de los extintores adquiridos para edificios contienen agentes extintores químicos secos, listados para incendios de Clase C, la preocupación era que estos extintores podrían inadvertidamente ser instalados para la protección de de equipos electrónicos delicados sin mayor consideración de la potencial interrupción de las actividades, la limpieza extensiva necesaria, y los potenciales problemas de corrosión que resultarían. Para evitar estas complicaciones, una propuesta de cambio prohibirá específicamente la instalación de extintores de agentes químicos secos para la protección de equipos electrónicos delicados. Además, se agregó texto explicativo al Anexo A sobre los temas relacionados con la limpieza y la probabilidad de corrosión si estos no eran abordados.

Dos
— Se detallan 27 pasos de mantenimiento anual Durante años, la confusión ha rodeado la inspección mensual de los extintores efectuada por cualquiera que tuviera una comprensión mínima sobre los extintores y sobre el examen de mantenimiento anual efectuado por los técnicos del servicio de extintores. Otro cambio propuesto introduce 27 amplios pasos en A.7.3.2, que deben seguirse para efectuar de manera correcta el mantenimiento en los extintores de incendio manuales portátiles con agentes químicos secos y presión almacenada. Dado que estos extintores son los extintores predominantes instalados en los edificios, la revisión se focaliza en este tipo. La intención principal es la de proveer información detallada sobre la cantidad de trabajo involucrado cuando se efectúa el mantenimiento de manera correcta, de conformidad con el manual de servicio del extintor. Los usuarios de la Norma verán que 12 rápidas inspecciones mensuales de control no serán suficientes para el mantenimiento anual. Además, a la autoridad competente (AC) se la proveerá del apoyo necesario para evitar que personas no calificadas etiqueten el mantenimiento de extintores.

Tres — Se explica el retiro de los extintores con agentes químicos secos y presión almacenada fabricados antes de octubre de 1984 La edición 2007 de la norma introduce una cláusula (4.4.1) para retirar de servicio a los extintores con agentes químicos secos y presión almacenada, fabricados antes de octubre de 1984, en el próximo intervalo de mantenimiento de 6 años o el próximo intervalo de prueba hidrostática. Este cambio dio por resultado un alboroto inesperado por parte de los negocios que fueron repentinamente cargados con el gasto de reemplazar estos extintores. Hubo muchas preguntas sobre por qué estos extintores necesitaban ser reemplazados, de modo que a Fred Goodnight y a Craig Voelkert de Amerex se les solicitó que escribieran un artículo para los exclusivos en línea del NFPA Journal. El artículo fue ampliamente distribuido y se convirtió en el punto central para la gente que buscaba tomar una decisión informada sobre la necesidad de cumplir con el requisito. En la reunión del comité técnico de abril de 2007 llevada a cabo en Underwriters Laboratories en Northbrook, IL, el comité utilizó el contenido del artículo para una nueva sección anexa, explicando las inquietudes sobre estos extintores. Las inquietudes incluían nuevos requisitos de mangueras, tiempos de descarga mínimos, criterios aplicables a la clavija de seguridad e información del manual de servicio. El comité también agregó texto para aclarar que esta cláusula no aplica a los extintores sobre ruedas.

Cuatro — Se ordena proteger las instalaciones comerciales de cocina que utilizan aceites de cocción con extintores listados de clase K Las instalaciones comerciales de cocina que utilizan aceites de cocción necesitan el tipo adecuado de extintor probado por un laboratorio independiente. Un nuevo requisito deja en claro que el comité avala el nuevo listado y que cualquier extintor sin una certificación para Clase K deberá ser retirado y reemplazado por un extintor listado de Clase K. A pesar de que muchos extintores con agentes químicos secos que fueron previamente permitidos ya deberían haber sido retirados, este nuevo requisito aplicaría a cualquiera de las versiones anteriores de extintores con agentes químicos húmedos que no se hallan listados con certificación para Clase K. El comité también agregó la siguiente advertencia: los extintores de incendio de Clase K equipados con dispositivos de extensión de descarga de tipo lanza no deberían utilizarse de modo que resultara en una inyección sub superficial de agentes químicos húmedos en aceite caliente de cocción, dado que esto causa una reacción termodinámica comparable a una explosión.

Cinco — Se limita el uso del halón como agente extintor de incendios Otros cambios que involucran agentes extintores sin aquellos que se relacionan con agentes halogenados. Los agentes halogenados incluyen el Halón 1211 utilizado en los antiguos extintores de halón y los nuevos agentes de reemplazo llamados halocarbonos. En la edición 2007, en el párrafo 5.3.2.6 se permitía el uso de extintores de incendio con agentes halogenados en aplicaciones limitadas. La amplia categoría en los requisitos se redujo a especificar que únicamente los extintores con halón deberían tener limitaciones a su uso por cuestiones ambientales. El Anexo A brinda una explicación más amplia y hace referencia a la lista del Protocolo de Montreal de sustancias controladas donde se ubica el halón. Los nuevos agentes de halocarbono que no tienen ninguna restricción de los organismos de reglamentación medio ambiental tales como la Agencia de Protección del Medio Ambiente de los Estados Unidos, no deberían estar restringidos por esta cláusula. De esta forma, la aclaración permite que los nuevos agentes limpios de halocarbono sean utilizados para sus más apropiadas aplicaciones sin confusión. El comité también agregó material anexo para aclarar información de seguridad brindada sobre las placas de identificación de los agentes halogenados en relación a los requisitos de volumen mínimos. Esto tiene por objeto el de evitar la sobreexposición a estos agentes que son descargados en espacios confinados.

Seis — Se ordena examinar y enrollar las mangueras de descarga de las unidades sobre ruedas Los extintores sobre ruedas tienen mangueras de descarga relativamente largas. En el caso de un incendio, estas mangueras deben desplegarse rápidamente. Para lograr un despliegue de la manguera rápido y fácil, las mangueras se enrollan de una cierta manera en el soporte de manguera que viene con el extintor. Los escaladores de rocas y marineros hace tiempo han entendido la necesidad de enrollar adecuadamente una cuerda con el fin de que no se enrede cuando se necesita rápidamente. El mismo concepto se aplica a las mangueras de extintores sobre ruedas. Un nuevo requisito en 7.3.1.5 ordena que estas mangueras sean enrolladas de modo de evitar nudos para permitir el rápido despliegue. Tanto los manuales de los fabricantes como los gráficos del Anexo A brindan detalles específicos. Además, un nuevo requisito ordenará que estas mangueras sean desenrolladas y examinadas completamente de manera anual por si existieran daños. Esto debería asegurar que cualquier manguera enrollada incorrectamente en el campo, sea enrollada correctamente dentro del término del año de emisión de la próxima edición.

Siete
— Se especifica la reutilización y reemplazo del agente de agua nebulizada Es extremadamente importante que se utilice el tipo adecuado de agua purificada desionizada en los extintores de agua nebulizada. Este agente extintor se halla listado para dar conformidad con los párrafos 4.1.4.1, y 4.1.4.2, y en consecuencia es capaz de alcanzar la certificación de Clase C. Los contaminantes podrían aumentar la conductividad del agua y podrían potencialmente obstruir la boquilla, que tiene pequeños orificios para sacar el agua como una fina pulverización. Por lo tanto el comité agregó requisitos en 7.4.3.11, relacionados con la reutilización y reemplazo de los agentes de agua nebulizada. La neblina de agua y los extintores con agentes químicos húmedos fueron agregados a la lista de los extintores de incendio que únicamente pueden ser re-presurizados con el tipo de gas expelente indicado en la etiqueta del extintor.

Ocho
— Se modifica la terminología a “Etiqueta duradera resistente a la intemperie” “Etiquetas metálicas” se mencionan en un número de lugares en la edición 2007. Esta frase ha causado alguna confusión en el campo dado que las etiquetas utilizadas comúnmente son en realidad de material plástico, que sólo se ven como si fueran plateadas metalizadas. La frase “etiqueta metálica adecuada” fue reemplazada por “etiqueta duradera resistente a la intemperie” donde quiera que fuera utilizada. También, un nuevo requisito sobre las etiquetas en 8.7.2.2(4) utiliza la frase “etiqueta duradera resistente a la intemperie”. Estos cambios tienen la intención de evitar confusiones y descarta cualquier problema con el cumplimiento con las etiquetas que han sido probadas y cuya pertinencia en campo ha sido comprobada.

Nueve
— Se incrementaron los procedimientos para la certificación de técnicos Ha habido mucha confusión acerca del requisito de certificación de técnicos en la edición 2007 de la Norma. Como respuesta, el presidente del comité designó a un grupo de tareas para que estudie la cuestión y recomiende al comité completo en la forma de un comentario público. De manera similar a la edición 2007, la nueva edición de la Norma contendrá el requisito de certificación para los técnicos. También se reconocen los programas de aprendizaje y requisitos para personas que se están capacitando para convertirse en técnicos. La ampliada sub sección sobre el personal en 7.1.2 incluye muchos nuevos requisitos que detallan el proceso de certificación. Con el fin de obtener la certificación, un individuo deberá pasar un examen de alguna organización aceptable para la AC. El examen deberá, como mínimo, basarse en los capítulos y anexos de la norma NFPA 10. El proceso de prueba debe permitir el uso de la Norma durante el examen (examen a libro abierto). A las personas que aprueben el examen, deberá emitírseles un documento o certificado que deberá estar disponible a solicitud de la AC. Básicamente, la organización donde se lleve a cabo el examen emite el documento (oficial) en el que se confía como evidencia de haber pasado el examen. El nuevo material del Anexo A reconoce dos medios adicionales que son considerados como equivalentes del proceso de certificación. A las AC que no confíen en organizaciones externas para la certificación, se les permitirá establecer sus propios programas locales de licencia que incluyen un examen. Además, se considerará que cumplen con este requisito, las operaciones industriales tales como la generación de energía, instalaciones petroquímicas y de telecomunicaciones que establezcan sus propias instalaciones de mantenimiento y recarga y que brinden capacitación para el personal que efectúa estas funciones. Una carta del gerente de las instalaciones será aceptable como documento de certificación. A las personas que efectúen las inspecciones mensuales no se les exigirá certificación, lo que se establece en el nuevo requisito de 7.1.2.3. Este permiso, sin embargo, no tiene la intención de evitar que los técnicos de servicio efectúen estas inspecciones cada 30 días. Otra revisión notable es que los nuevos requisitos de certificación no tienen una fecha límite dado que el comité consideró que la AC debería determinar el marco de tiempo. La última fecha límite del 31 de Diciembre de 2009, (Enmienda Interina Tentativa TIA 07-1), también fue eliminada. El comité también eliminó la definición de persona certificada y de material anexo asociado, ya que no se necesita con los nuevos requisitos. Dado que la mayoría de los exámenes de certificación son costosos, los técnicos deberían consultar con sus empleadores y los empleadores deberían consultar con la AC local o estatal antes de dar el examen. En última instancia, la AC tiene la última palabra en relación a las cuestiones de licencia y certificación.

Diez — Se amplían las instalaciones de prueba hidrostática Se ampliaron las especificaciones en 8.1.2.1 de aquellos autorizados para efectuar las pruebas hidrostáticas. Las pruebas hidrostáticas ahora pueden llevarse a cabo en instalaciones de prueba hidrostática con certificación TC o DOT, tales como talleres de servicio integral para extintores u otras instalaciones que efectúan pruebas hidrostáticas para otros cilindros tales como talleres para equipos de buceo o lugares de venta de insumos para soldaduras. En los talleres para el servicio integral de una empresa de extintores de incendio, la prueba hidrostática debe efectuarse por personas capacitadas en procedimientos de pruebas de presión y medidas de seguridad y deben contar con el equipamiento e instalaciones adecuados. Las instalaciones de prueba hidrostática tales como talleres para equipos de buceo y lugares de venta de insumos para soldaduras que cuenten con un número de certificación DOT (RIN), también se encuentran autorizadas a efectuar las pruebas hidrostáticas de los extintores. Cualquier instalación que efectúe el desmantelado y reensamblado del extintor, incluido cualquier recambio de partes, debe contar con técnicos de extintores que cumplan con las calificaciones indicadas en 7.1.2. A pesar de que ésta fue siempre la intención de la Norma, esta revisión la deja en claro. De la misma manera en que se necesitan habilidades y conocimientos especiales para efectuar la prueba hidrostática de un cilindro, las personas que se ocupen del reensamblado de los extintores deben contar con habilidades y conocimientos especiales con el objeto de poder seguir las instrucciones del manual de mantenimiento del fabricante y de modo correcto, poner el extintor en condiciones de funcionamiento de manera correcta.

Mark Conroy es ingeniero en Brooks Equipment Company y miembro principal del Comité Técnico de la NFPA 10.

Bookmark  and Share

29.3.10

Sin pánico en la sala

Reporteado por: María José Soler

Después del terremoto muchos estudiantes necesitamos saber cómo reaccionar ante un posible sismo o réplica. Arrancar o no arrancar, correr o caminar. Acá unos consejos prácticos para saber qué hacer si el temblor te pilla en la sala de clases.
medidas-seguridad-en-ues_11

Ilustración: Teresa Labarca/Km Cero

Muchos universitarios ya están de vuelta en su universidad, y a pesar de que varios no practican o simplemente olvidaron de qué se trataba la operación Deyse (De Evacuación Y Seguridad Escolar) que se practicaba una vez al año en el colegio, las continuas réplicas que seguimos sintiendo nos mantienen en alerta y listos para reaccionar frente a cualquier emergencia.

Después del terremoto, muchos antiguos consejos, como esconderse debajo de la mesa o pararse bajo el marco de la puerta si es que tiembla, quedaron obsoletos, y fue ampliamente difundido que incluso son muy peligrosos. Entonces, ¿qué debes hacer si te pilla una réplica en tu sala de clases?
Lo primero es conocer bien el edificio donde estudias, sus zonas de seguridad y sus zonas de evacuación (en cada establecimiento educacional debieran estar identificadas) y mantener la calma ante todo. Aunque todos estamos un poco nerviosos y sentir que tiembla todo el rato es normal el primer mes después del terremoto, si sabemos cómo reaccionar todo se simplifica.
Universitarios tiritones
Muchos creen que evacuar lo antes posible apenas sentimos el temblor es lo más sensato. Sin embargo, el prevencionista de riesgos de la Asociación Chilena de Seguridad Rodrigo Gómez recomienda quedarse en las zonas de seguridad establecidas, que debieran estar señaladas en salas, lugares dentro del edificio pero fuera de las salas y lugares fuera del edificio. Aunque siempre hay que evacuar después del sismo, mientras dure no siempre es lo más seguro salir del recinto. Todo depende de los peligros que se presenten según la intensidad del sismo, pero si ya estás dentro de la sala, lo más seguro es quedarse ahí. Si se perciben riesgos por la intensidad del sismo, por ejemplo, que se rompan vidrios o se caiga una lámpara, hay que buscar una zona de seguridad fuera de la sala, pero dentro del edificio, y si aún hay riesgos dentro del edificio sólo entonces se procede a evacuar al patio.

Qué hacer en:
La sala: la zona de seguridad se ubica lejos de ventanas y tabiques. Hay que ubicarse junto a muros fuertes, pilares o dinteles, nunca debajo de las estructuras fuertes, sino que agachados al lado. Apenas empiece a temblar, hay que abrir la puerta y dejarla sujetada de modo que no se vuelva a cerrar.
Las salidas no deben ser bloqueadas de ninguna manera con sillas, mesas o mochilas, y las personas con dificultad para desplazarse deben sentarse en un lugar lo más cerca posible de la puerta.
El edificio: en cada piso debe haber zonas de seguridad (determinadas con anterioridad) fuera de las salas donde se debe salir mientras dure el sismo, lejos de ventanas y escaleras donde se puedan producir accidentes.
El patio o fuera de los edificios: lo más seguro es buscar un lugar despejado, lejos de la calle y de postes eléctricos, cornisas, tabiques y murallas débiles. Si el edificio es de un piso, hay que ubicarse por lo menos a 15 metros de distancia, y si es de dos pisos o más por lo menos a 25 metros del edificio.
A la hora de evacuar no debes correr ni gritar para no colapsar las escaleras ni provocar pánico en los demás. Al contrario, trata de estar calmado y transmitir a otros tranquilidad. Una vez que todos estén en la zona de seguridad, hay que mantenerse quietos y reunidos.
Dependiendo de la intensidad y efectos del sismo, las autoridades de la universidad podrían decretar la evacuación del edificio, para constatar daños y evitar posibles accidentes.

Más información en ACHS

Un poco de calma
Un documento de apoyo post- terremoto elaborado por la Escuela de Psicología de la UC identifica como síntomas típicos después del trauma sufrido en el terremoto la dificultad para dormir y para concentrarse, irritabilidad e incluso síntomas físicos, como dolores de cabeza, desmayos y mareos. Así las cosas, los universitarios no estarán al 100% para rendir en los estudios, pero hay ciertos tips para superar de a poco el estrés.
Primero hay que darse cuenta que vivimos una situación excepcional y traumática, incluso si no hemos tenido ninguna pérdida humana o material. Por eso, si sientes algunos de los síntomas antes descritos, debes comprender que es normal dada la situación y tratar de exteriorizar lo que sientes, refugiándote en tu familia o amigos. Si al momento de entrar a la U sientes que no rindes o te desconcentras, no te sobreexijas y en cambio ponte pequeñas metas y establece prioridades: no podemos hacer todo a la vez. Otra forma de mantenerte tranquilo es organizarse de forma cooperativa, estudiar en grupo y repartir las tareas, ya que todos estamos viviendo la misma situación de estrés.
Otro síntoma común después del trauma es la insensibilidad emocional: despreocupación e indiferencia, ganas de aislarse y falta de interés en las actividades normales. Boris Cyrulnik y Jorge Barudy, neuropsiquiatras francés y chileno respectivamente, son especialistas en evitar este sentimiento y transformarlo en una herramienta para superar el miedo. Ellos han estudiado la resiliencia, que es la capacidad de recuperar en una persona un tipo de desarrollo luego de sufrir un traumatismo. Si sufriste alguna pérdida o simplemente estás intranquilo, lo peor es no hacer nada. Cyrulnik y Barudy recomiendan tres cosas: acción, solidaridad y encontrarle un sentido a lo ocurrido. Si te haces parte de la solución al desastre y tienes una actitud abierta y proactiva, el camino para superar el trauma será mucho más corto. Así que aprovecha las instancias de voluntariado y ayuda que han organizado las universidades después del terremoto, luego de un tiempo dejarás de sentir que la tierra se mueve bajo tus pies.

Fuente:Km Cero


Bookmark and Share

stat

Stats

Bomba Belloto